El buen mantenimiento de los ascensores es fundamental para la seguridad de todos los usuarios de los mismos, y en ocasiones podemos ser poco conscientes de su importancia por una falta de información o debido a la incapacidad de visualizar los peligros reales que supone la falta de rigor en estas prácticas; a continuación exponemos cuáles son estos peligros y analizamos cómo prevenirlos.

Para realizar lo que entendemos como un buen mantenimiento en ascensores es conveniente contar con un plan que aborde las necesidades y tiempos de revisión, ya que existen unas prácticas estandarizadas e incluso una serie de obligaciones relacionadas con la seguridad de los elevadores, siguiendo este plan con rigor evitaremos muchos problemas derivados de la dejadez.

Las roturas y las averías en los ascensores

El uso diario de los elevadores produce cierto desgaste en algunas piezas y componentes importantes para su funcionamiento, si no se realizan las revisiones periódicas propias de un buen mantenimiento en ascensores es más que probable que esto derive en sutiles averías que finalmente acaben en roturas, obligando a cambiar piezas enteras por elementos nuevos de fábrica.

Con un mal mantenimiento en ascensores la inversión será mayor e incluso los gastos de las reparaciones resultarán más costosos ya que se podría prevenir con la vigilancia adecuada; además, la incomodidad no se ciñe únicamente a la cuestión económica ya que el ascensor quedará inhabilitado por el tiempo que duren las reparaciones y puede producir otro tipo de inconvenientes en el día a día.

Para evitar los peligros de las roturas y averías es necesario realizar un correcto mantenimiento en ascensores atendiendo a las revisiones periódicas que están estipuladas en la normativa vigente, estas especifican que los ascensores de uso industrial o en lugares públicos deben revisarse cada dos años, los que se encuentran en edificios de más de veinte viviendas cada cuatro años y los demás cada seis años.

El desgaste de los componentes que forman los ascensores

Habitualmente los elevadores se utilizan de forma constante y deben estar preparados para un alto rendimiento, así que las piezas que los forman se ven expuestas a cierto desgaste que podría ser peligroso ya que una rotura en una sección clave podría desencadenar un accidente o un fallo en los sistemas de seguridad de la máquina.

Un mantenimiento en ascensores inadecuado podría conducir a que las piezas desgastadas situadas en las cerraduras de las puertas, los interruptores de seguridad, los limitadores de velocidad o los sistemas de alarma fallen y dejen los elevadores atascados en un punto o despojados de la seguridad necesaria.

Los usuarios en el mantenimiento de los ascensores

Es fundamental que los usuarios también pongan de su parte en el buen mantenimiento en ascensores, y esto consiste en utilizarnos de manera correcta vigilando que no se sobrepase el peso máximo permitido que se indica en el propio ascensor, que no se utilice para cargar muebles o utensilios pesados, que no se fuercen las puertas ni los interruptores y que se avise a los responsables en caso de encontrar algo raro.

 

[Total:1    Promedio:4/5]