Prevención de incendios en comunidades de vecinos

La prevención de incendios es un tema muy importante hoy en día. Las comunidades de vecinos, si bien no están obligadas a disponer de un plan de evacuación y prevención, sí que están obligadas por ley a disponer de un sistema de protección contra incendios.

Las barreras contra el fuego

Cuando hablamos de sistemas de protección contra incendios, debemos incluir una serie de medidas que evitan que en caso de que este se produzca, que se propaguen las llamas y causen males mayores en el edificio, no solo materiales sino también personales.

En el momento en que la finca se construye, ya debe contar con una serie de medidas: luces de emergencia, puertas ignífugas en salidas de incendios, extintores, etc.

Los materiales de construcción también se han modificado a lo largo de los años, dando más importancia a la prevención y la reducción de focos de riesgo. De este modo, los edificios están mejor diseñados y son más resistentes a este elemento.

Empresas especializadas

La contratación por parte de la finca de una empresa especializada en protección y prevención de incendios garantiza que al menos una vez al año se haga un mantenimiento completo y reparación o sustitución, en caso de ser necesario, de todos los elementos que garantizan la seguridad de todos los vecinos.

Este tipo de empresas especialistas en prevención están siempre al corriente de las nuevas normativas que se van modificando al respecto, y pueden informar a los vecinos y actuar en consecuencia, introduciendo todos los cambios que consideren oportunos.

Invertir en prevención y protección contra incendios, más que un gasto extra para los vecinos, debe entenderse como una necesidad: todas las fincas y comunidades de vecinos deben contar con una serie de medidas, y por supuesto, con una revisión periódica. En caso de que esto no se lleve a cabo, puede resultar muy peligroso si en algún momento se declara un incendio fortuito.

La prevención está en manos de todos

Todos los vecinos, propietarios o inquilinos, deben colaborar para formar parte activa en prevención y protección contra incendios.

Es conveniente que se realicen reuniones informativas periódicas y se establezcan una serie de pautas que permitan que la comunidad sea mucho más eficiente en materia de prevención.

Algunos de los puntos que se deben tener en cuenta para todos los vecinos son:

– Nunca obstaculizar las escaleras o salidas de emergencias: en algunas comunidades, debido al poco uso que se hace de las escaleras, por ejemplo, los vecinos depositan o almacenan enseres personales (muebles, cajas, bolsas, bicicletas, carros de bebé, etc.)

Esto puede ser muy peligroso, no solo porque obstaculiza la ruta de escape en caso de declararse un incendio, sino que además este tipo de objetos pueden avivar las llamas y reducir así en gran medida la efectividad de las medidas de protección contra incendios instaladas en los edificios.

– Mantener siempre el edificio limpio y libre de objetos: no solo en las escaleras y accesos secundarios, también en portales, rellanos y otras zonas comunes de la comunidad es muy importante mantener libre de papeles, basuras, cartones o maderas que pueden ocasionar que un incendio se alimente y crezca, extendiéndose por todo el edificio.

– Mantenimiento de sistemas eléctricos de toda la comunidad: es importante que no haya problemas eléctricos, uno de los principales causantes de incendios accidentales. Si se detecta cableado a la vista, empalmes o enganches defectuosos o de dudosa procedencia, se deben solventar de inmediato. Evitar así mismo en cada vivienda la sobrecarga de enchufes, y la utilización irresponsable de algunos aparatos eléctricos es fundamental.

– En caso de que la comunidad esté abastecida por gas (ya sea gas propano, gas butano, gas ciudad o gas natural), siempre deben respetarse las revisiones e instalaciones por parte de profesionales del sector, una empresa especializada que evite posibles escapes y acumulaciones de gas.

– Todos los vecinos deben conocer los elementos de seguridad y las rutas de escape en caso de incendio, para evitar que cunda el pánico y el daño causado por el fuego pueda magnificarse. Evitar el uso de ascensores, cerrar puertas y ventanas y mantener las puertas de seguridad de las escaleras cerradas para evitar que el fuego se propague.

Como hemos visto, siguiendo unas sencillas pautas, una comunidad de vecinos puede estar protegida contra el fuego, y siempre al día en materia de prevención.

La contratación de una empresa especializada es siempre una garantía, ya que hay una serie de elementos que se deben contemplar y que un usuario normal no suele tener en cuenta. Las empresas especializadas están preparadas para realizar esa serie de incorporaciones y revisiones continuas.

La colocación de extintores, luces de emergencia, detectores de humos, extinción automática de incendios, columnas secas para el acceso de sistemas de extinción, y otros sistemas como bocas de riego dependen de la normativa vigente, y por tanto, una empresa profesional podrá asesorar a la comunidad de todas las medidas que se deben adoptar.

[Total:1    Promedio:5/5]
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn