historia del ascensor

Un poco de historia del ascensor

El ascensor como invento

El ascensor es uno de esos inventos que prácticamente desde su nacimiento se han consolidado como elementos fundamentales para nuestra vida. Cuando un invento se utiliza con tanta naturalidad y de forma tan habitual como un ascensor, sabemos que estamos ante algo realmente importante. Los ascensores suponen una auténtica herramienta de cambio en nuestras vidas. El ascensor surge como complemento perfecto para la forma moderna de organización de las ciudades y de nuestra vida. La vida en edificios de varias plantas en lugar de casas de una sola o dos plantas, requería de algún tipo de artilugio que nos permitiese salvar ese desnivel y vivir cómodamente en este tipo de viviendas.

El ser humano es curioso y siempre trata de mejorar su calidad de vida, los avances en materia de ingeniería, arquitectura y edificación que primero propiciaron los edificios tal y como hoy en día los conocemos, son los mismos que favorecieron el desarrollo de los ascensores para precisamente mejorar las condiciones de vida de los edificios con varias plantas. Vamos a echarle un vistazo a la historia de los ascensores para comprender mejor el nacimiento, consolidación y éxito de este fantástico invento.

Primer ascensor de la historia

A pesar de que pueda parecer sorprendente, las primeras referencias que se tienen de ascensores o elevadores son de alrededor del año 236 a.C. Dichas referencias, que aparecen en las obras del arquitecto romano Vitruvio, indican que sería Arquímedes la persona que había diseñado y construido el primer elevador de la historia. Desde entonces y a lo largo de la historia, han ido apareciendo diversas referencias de artilugios de elevación para la carga de peso y para el transporte vertical en edificios palaciegos.

La sucesión de innovaciones técnicas y la adopción de diferentes mecanismos propició el nacimiento y consolidación de los montacargas. Éstos fueron los que posteriormente dieron paso a su vez a los ascensores modernos. Elisha G. Otis inventó un elevador que a través de un sistema dentado proporcionaba al artilugio un sistema de seguridad para amortiguar la caída incluso en caso de que se cortase el cable que sostenía al aparato. A raíz de sus innovaciones en materia de seguridad y elevación, se comienza a establecer la industria moderna del ascensor tal y como la conocemos hoy en día Podría considerarse por lo tanto el primer ascensor de la historia .

Historia del ascensor en España

La historia del ascensor en España también se remonta a tiempos pasados, según el Libro de los Secretos, que fue escrito por Ibn Khalaf al-Muradi en la España islámica de entonces, alrededor del año 1000, se indica el uso del ascensor como herramienta de elevación para fines bélicos. Se trata de las primeras referencias al ascensor en España, pero podemos decir que el primer ascensor moderno se instaló en España alrededor de veinte años después de las primeras demostraciones de Elisha G. Otis en Estados Unidos, en 1857, de la mano de los ingenieros Merly, Serra y Sevilla, se instaló en España el primer ascensor moderno.

Primer ascensor en Madrid

El primer ascensor de España fue a su vez el primer ascensor en Madrid, como anteriormente indicamos, se trata de un ascensor que llegó después de la introducción en Estados Unidos del ascensor de la mano de estos tres ingenieros que consiguieron cerrar un contrato con Valentín Morales, el dueño de una vivienda situada en la calle Alcalá número 5 de Madrid que fue la primera instalación que se realizó en España. De esta forma comienza toda una industria que como es lógico inició su andadura en la capital del país.

Primer ascensor en Valencia

Posteriormente a la irrupción en Madrid de los ascensores y su popularización, fueron apareciendo en el resto de las grandes ciudades españolas, el primer ascensor en Valencia se instala en el año 1907, en el número 17 de la calle Paz, a pesar de que hay cierta controversia sobre cuál fue el primero, si el de calle Paz número 17 u otro que se instaló en el Pasaje Ripalda.

Primer ascensor en Alicante

Alicante fue otra de las ciudades en ver como rápidamente se instalaron ascensores en sus edificios. El primero de ellos en contar con un ascensor fue precisamente el llamado Casa del Ascensor, debido precisamente a la adopción del artilugio como medio de transporte vertical para los ocupantes del edificio. El edificio se construyó en el año 1903 y se sitúa en la esquina de la Rambla de Méndez Núñez con el Portal de Elche.

Primer ascensor en Sevilla

Sevilla fue otra de las ciudades, que como gran ciudad española, vió rápidamente como se instalan ascensores en diferentes edificios de la ciudad cerca de principios del siglo XX. Esta época fue de vital importancia para el nacimiento y consolidación en España de la industria del ascensor, su rápida propagación a través de grandes y medianas ciudades como Sevilla y las anteriormente mencionadas fueron claves para el éxito de este invento que facilita el transporte de personas en edificios.

[Total:5    Promedio:4.2/5]
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn