funciones administrador de fincas

Funciones de un administrador de fincas

Los administradores de fincas son profesionales que se encargan de llevar a cabo las gestiones financieras, legales y técnicas necesarias para el mantenimiento y la administración de un inmueble, a petición de los propietarios de fincas urbanas y rústicas, o bien, por la decisión de una junta de propietarios.

Según una encuesta del Consejo General de Administradores de Fincas de España. 7 de cada 10 españoles considera de gran importancia la labor que desempeña un administrador de fincas como mediador entre la comunidad de propietarios y los vecinos a título individual.

Los números del sector

La profesión de administrador de fincas es de libre ejercicio en nuestro país, aunque existen organismos (Asociaciones y Colegios) que procuran regular el servicio prestado a los ciudadanos, proporcionando distintas herramientas y beneficios a cada uno de sus miembros.

Cerca de noventa mil empleos están estrechamente relacionados con la administración de fincas en el conjunto de España, cuya actividad mueve 2.600 millones al año aproximadamente.

Función de los administradores de fincas

Por decisión de los propietarios de fincas rústicas o urbanas, o bajo petición de una junta de propietarios, los administradores de fincas se encargan de los temas legales, financieros y técnicos de las propiedades. He aquí las tareas que le corresponden a los profesionales del sector:

– Proporcionan seguridad jurídica en las organizaciones de las comunidades de propietarios, donde reside el 80 % de los habitantes de España.

– Se encargan de gestionar la economía general de los recursos presupuestarios, incluyendo las dotaciones destinadas al mantenimiento y la conservación de los inmuebles.

– Los administradores de fincas garantizan el mantenimiento y la conservación del patrimonio inmobiliario y de las viviendas de los ciudadanos que residen en España.

– Promueven la aplicación y desarrollo de las políticas de vivienda y las políticas sociales, de acuerdo con la normativa actual de la administración pública.

– Realizan funciones de asesoramiento y coordinación para la comunidad en los diferentes campos que el inmueble requiere en cada una de sus áreas. El asesoramiento se puede llevar a cabo de manera individual o en colaboración con profesionales de distintos sectores.

Obligaciones como administrador de fincas

Al contratar un administrador de fincas, es importante que los ciudadanos sepan qué obligaciones ha de cumplir. En función del código civil, el administrador de fincas tiene la obligación de gestionar inmuebles según la legislación, velando por el interés de los propietarios, desarrollando las funciones relativas a su gobierno y conservación, y procurando lograr el rendimiento óptimo en función del destino dado al inmueble.

Llevadas a la práctica, estas obligaciones varían, en gran medida, dependiendo de la clase de inmueble administrado, aunque se puede hacer una división de tres amplios grupos de obligaciones profesionales:

– Conservación del edificio. Labores que incluyen acciones de mantenimiento, prevención y reparación.

– Tareas de asesoramiento respecto al cumplimiento de los requerimientos legales, así como informar acerca de la fiscalidad aplicada y otras cuestiones laborales y técnicas. Por ejemplo, los requerimientos laborales en el caso de que se contrate a personal externo.

– Gestión. El administrador de fincas también lleva a cabo el control de los pagos y los cobros, además de encargarse de la supervisión de los presupuestos.

Si el administrador de fincas gestiona inmuebles de alquiler, puede realizar otras tareas, como las vinculadas a la contratación, la determinación de los precios de alquiler o la redacción de los contratos de alquiler. Asimismo, puede encargarse del control de las rentas, además de asumir una tarea de vigilancia ante posibles situaciones complejas e irregulares. Entre las más comunes, estarían las cesiones, los traspasos o los subarriendos.

Campo de actuación de los administradores de fincas

El campo de actuación de los administradores de fincas engloba todo el sector inmobiliario, ya sean inmuebles urbanos o rústicos en régimen horizontal, explotación directa, arrendamiento o cualquier otro; o la administración de cooperativas de viviendas y comunidades de vecinos para la edificación de hogares, establecimientos y centros comerciales, urbanizaciones con servicios, campos y puertos deportivos, e instalaciones y anexos comunes. En definitiva, todos aquellos cometidos que guarden relación directa con la administración de bienes inmuebles.

Garantías del administrador de fincas

Independientemente de la formación adquirida que, en un principio, debería ser determinante para brindar una gestión óptima, los administradores de fincas, a través de los diferentes colegios, tienen concertado un seguro de responsabilidad civil para casos hipotéticos en los que pudiera haber incurrido negativamente por negligencia u omisión en sus labores profesionales. En algunos colegios también disponen de un seguro destinado a paliar las gestiones económicas irregulares.

Al margen de las garantías citadas, los colegios llevan a cabo sus actividades disciplinarias cuando las actuaciones de sus profesionales colegiados se apartan de las normas deontológicas o profesionales vigentes.

Como se ha podido comprobar a lo largo de estas líneas, las funciones del administrador de fincas abarcan un amplio espectro, es por ello que el perfil de esta clase de profesionales es muy polivalente, reuniendo conocimientos laborales, fiscales, jurídicos, técnicos y contables.

[Total:1    Promedio:5/5]
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn