Ahorrar comunidad de vecinos

Uno de los inconvenientes de vivir en un edificio es el coste extra que supone la cuota de la comunidad de vecinos. Y es que, como se trate de edificios grandes con muchas zonas comunes, o edificios antiguos que necesitan un mantenimiento constante, la cuota se puede disparar.Lo bueno es que toda la comunidad de propietarios, incluidos los que no habitan la vivienda regularmente, están obligados a pagar la misma cantidad. Pero, aún así, entre hipoteca, IBI, impuesto de residuos, facturas de suministros, etc., siempre preferiremos una cuota de la comunidad lo más baja posible. Por eso, ahí van 9 útiles consejos que pueden ayudar a rebajar la cuota y, de esta forma, ahorrar más.

¿Cómo rebajar la cuota de la comunidad de vecinos?

Existen muchas formas de ahorrar. Algunas pueden funcionar en un edificio y otras en otro, pero seguro que el objetivo se cumple al final si entre todos los propietarios se busca la forma de conseguirlo. Por eso, vamos a ver 9 posibles cambios que pueden ayudar a una comunidad a pagar menos cuota mensual.

1. Repartir las tareas de limpieza de las zonas comunes entre los propietarios

Esto puede ser muy difícil de organizar en comunidades grandes, pero puede ser muy útil en comunidades pequeñas de edificios con pocas viviendas. Se trata de dividir las tareas de limpieza de las zonas comunes entre los vecinos. Por ejemplo, un propietario o dos por semana.

Si se aprueba por mayoría, todos los propietarios deberán acatar la decisión, pero como no todos pueden disponer del tiempo necesario para cumplir con las tareas, estos vecinos pueden contratar a alguien para que limpie en su lugar.

2. Acudir a subvenciones y ayudas cuando sea necesario hacer obras o instalaciones

Conscientes de que hay obras básicas que todo edificio puede necesitar (eliminar barreras arquitectónicas, rehabilitaciones, cambios de ascensores antiguos, etc.), y las dificultades que los vecinos pueden tener a la hora de pagarlas, las Administraciones Públicas facilitan subvenciones y ayudas para sufragarlas al completo o una parte. De esta manera, se evita una derrama o un encarecimiento indefinido de la cuota de la comunidad.

3. Eliminar gastos innecesarios

Muchos edificios tienen gastos superfluos innecesarios, como televisión por satélite para sus vecinos o seguros caros con añadidos de poca utilidad. Esto se ve reflejado en la cuota, por lo que, una manera de ahorrar es eliminar todos los gastos que no son estrictamente necesarios, y que cada vecino haga individualmente lo que considere oportuno.

4. Cambiar las bombillas y detectores de presencia en los rellanos

Uno de los gastos que dispara la cuota son las facturas de la luz. Por eso, conviene apostar por las nuevas tecnologías que ahorran y son más eficientes. Es el caso de los LED, una iluminación basada en esta tecnología conseguirá un ahorro en la factura y en el mantenimiento, ya que tienen una vida útil muy larga.

5. Arrendar los espacios comunes

Una posibilidad para ahorrar en la cuota mensual de la comunidad es recibir ingresos extra. Esto se puede conseguir mediante la cesión de un espacio de la fachada para publicitar negocios, o el alquiler de plazas de aparcamiento o locales que son propiedad del edificio. Hay que recordar que este tipo de actividades se deberán de declarar y pagar los consiguientes impuestos, pero son una buena forma de rebajar la cuota.

6. Racionalizar la calefacción central en invierno

Cuando llega el frío, el uso de la calefacción se dispara y los costes también. Como no todo el mundo está tan concienciado a la ahora de utilizar la calefacción y ahorrar, lo mejor es mantener la temperatura de la calefacción cuanto más baja mejor, incluso apagarla durante ciertas horas del día.

7. Revisar y llevar un correcto mantenimiento del edificio

El ascensor, la caldera, la iluminación, la estructura,… todos estos componentes pueden estropearse por su deterioro y obligar a los vecinos a una gran derrama para arreglarlo. Por eso, es importante revisarlos continuamente para ahorrar.

8. Contratar a los profesionales de mantenimiento más competitivos

Para el mantenimiento del ascensor, por ejemplo, las comunidades suelen quedarse con el servicio de mantenimiento que ofrece la empresa que lo ha instalado. Pero hay empresas que pueden ofrecer un servicio de mantenimiento más competitivo. Así, para ahorrar lo mejor es comparar precios y servicios.

9. Otros ajustes en función del edificio

Por último, cada comunidad tiene sus servicios y características, que se pueden revisar para ahorrar más. Por ejemplo, si hay una pista de pádel comunitaria, en lugar de pagar más a un portero para que controle los horarios, tener un servicio informático de registros. O si se tiene una caldera de gasoil, cambiarla a gas natural.

[Total:1    Promedio:5/5]
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn