Ayudas a la compra de vivienda

El Plan Estatal de Vivienda para el período 2018-2021 contempla ayudas de hasta 10.800 euros destinadas a la compra de una primera vivienda. La medida está especialmente pensada para facilitar a los jóvenes el acceso al mercado inmobiliario.

Los menores de 35 años que están pensando en comprar su primera vivienda en los próximos años son los principales destinatarios de la ayuda. Gracias a ella, se estima que un colectivo de alrededor de nueve millones de jóvenes españoles podría, por fin, afrontar la tan ansiada emancipación del hogar familiar.

¿Qué representa esta ayuda para los jóvenes?

Con sueldos a menudo inferiores a 1.000 euros mensuales, muchos jóvenes ni se plantean la adquisición de una vivienda. Sin embargo, una ayuda como esta, de hasta 10.800 euros, puede representar un punto de inflexión para algunas rentas bajas, aunque sostenidas en el tiempo. En otras palabras, para muchos jóvenes, puede ser la diferencia entre comprar y no comprar.

La ayuda contempla un máximo del 20 % del valor de la vivienda, por lo que alguien que no cuente con ahorros previos no podría optar a un inmueble de más de 54.000 euros. Ciertamente, los pisos y las casas a un precio menor no abundan en España. Desde luego, no son numerosas en las poblaciones de más de 500.000 habitantes.

Sin embargo, si el joven comprador dispone de fondos propios, la cosa cambia. Por ejemplo, alguien que tenga ahorrados unos 20.000 euros puede, fácilmente, optar a una casa de entre 120.000 y 150.000 euros, que son los precios típicos de la mayoría de los inmuebles en venta. Además, le resultará mucho más fácil conseguir un préstamo hipotecario.

Dicho de otro modo: la ayuda beneficia, sobre todo, a alguien con un trabajo estable, unos ingresos medios brutos de en torno a 20.000 euros anuales y cierta capacidad de ahorro.

Otras ventajas de la ayuda

Una novedad importante de la ayuda a la compra contenida en el nuevo Plan de Vivienda es que la subvención se ingresa en un solo pago, lo que facilita enormemente el desembolso que representa el pago de la entrada.

Por otra parte, el límite de renta para obtener las ayudas está en consonancia con la renta media de los hogares formados por personas de menos de 35 años. Según el INE, dichas rentas oscilan entre los 16.256 euros anuales, para los menores de 30 años; y los 17-838 euros, para las personas de entre 30 y 44 años.

Pero la medida no solo beneficia a los perceptores de la subvención. Indirectamente, también contribuye a dinamizar un sector muy castigado por la crisis. De hecho, la cuantía de 10.800 euros para la compra es la misma prevista para el alquiler.

Requisitos para acceder a la subvención

Podrán optar a esta ayuda aquellos jóvenes que tengan 35 años o menos en el momento de presentar la solicitud. La vivienda puede ser tanto libre como de protección oficial y el importe de la ayuda no podrá superar, en ningún caso, el 20 % de su precio de adquisición. Por otra parte, los hogares con derecho a la subvención serán aquellos con ingresos tres veces inferiores al Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples, más conocido como Iprem. Lo que equivale a 19.170,39 euros brutos al año, en pagas de 12 meses; o 22.365,42 euros brutos, si se perciben 14 pagas anuales.

Otro requisito para acceder a la ayuda es que el inmueble sea la residencia habitual de los solicitantes durante al menos cinco años. Además, estos no podrán ser propietarios ni usufructuarios de ninguna otra vivienda en España. Aunque hay algunas excepciones, como la de quienes disponen de la casa tras una separación o un divorcio.

Más ayudas incluidas en el nuevo Plan de Vivienda

El Plan Estatal de Vivienda 2018-2021 también contempla ayudas para los mayores de 65 años y otros colectivos vulnerables, como las personas desahuciadas. Asimismo, el plan establece subvenciones para los arrendatarios de viviendas de alquiler.

Por último, merecen especial mención las ayudas destinadas a la mejora de la eficiencia energética y las que tratan de fomentar la regeneración de las viviendas, tanto en el ámbito urbano como en el rural. Entre otras medidas, el plan destina un capítulo a la conservación y mejora de la accesibilidad de las viviendas. Estas ayudas, que, además, son compatibles entre sí, están destinadas a los propietarios particulares y las colectividades interesados en la rehabilitación de fachadas y cubiertas o la instalación y el mantenimiento de ascensores, rampas o señales luminosas, por poner solo algunos ejemplos.

En resumen, el nuevo Plan de Vivienda 2018-2021 mantiene las subvenciones establecidas por los planes anteriores para ayudar a los colectivos más vulnerables e incluye algunas partidas novedosas, como la destinada a facilitar a los más jóvenes la adquisición de una vivienda. Una alternativa para paliar la precariedad juvenil.

[Total:2    Promedio:3/5]