¿Por qué es azul el cielo? Seguramente nos hemos hecho esa pregunta… no la hemos respondido y se nos ha olvidado. Con los espejos en los ascensores pasa exactamente lo mismo: siempre están ahí, es normal, es lo habitual pero… ¿Por qué los ascensores llevan espejos?Lo cierto es que, salvo los modelos de ascensor que son totalmente transparentes, como los que se usan en cantidad de centros comerciales y de edificios altísimos, lo más normal es que los ascensores tengan un espejo (o varios) de considerables dimensiones en su interior. En ocasiones, todo el ascensor está recubierto por espejos por todas partes y, en otras, sólo están situados en la pared opuesta a la salida. Pero… ¿Por qué ocurre? En este artículo intentaremos explicar las razones… Porque, como habrás adivinado… ¡No hay una sola!

El porqué del espejo en el ascensor

En primer lugar, tenemos que tener en cuenta que hay muchísimas personas que tienen fobia a los espacios cerrados. Esta fobia, conocida como claustrofobia, afecta a cantidad de personas de forma más o menos severa. Quienes la padecen no quieren entrar en habitaciones demasiado pequeñas o en estancias muy reducidas. Los ascensores, en general, son un lugar bastante reducido y de ahí el espejo: para hacer que parezcan más grandes de lo que son.

Y es que los psicólogos han estudiado que el uso de espejos en los ascensores los hace parecer mucho más grandes de lo que son. De hecho, no son pocos los expertos inmobiliarios que aconsejan usar siempre espejos en los pisos pequeños para conseguir que sean mayores y den la impresión de amplitud.

Sin embargo, cuando hablamos de espejos y ascensores, ésta no es la única causa. Otra buena razón para contar con un espejo en el ascensor es que, en general, es un lugar en el que estamos antes de llegar a una oficina, a una reunión… ¡Y es muy práctico el poder vernos! Esa mancha de café, esa legaña, ese cabello mal peinado… Todas estas cosas se pueden minimizar en gran medida instalando un espejo amplio en el ascensor.

¿Si te decimos que entretiene y distrae te lo crees? ¡Pues deberías! Lo cierto es que contar con un espejo hace que en muchas ocasiones evitemos miradas o conversaciones incómodas con desconocidos. Además, al vernos en él nos distrae durante el tiempo que tarda el ascensor en subir o bajar, por lo que el viaje se nos hace más corto de lo que en realidad es.

Finalmente, el hecho de contar con un espejo en el ascensor hace que haya una cierta disuasión a la hora de que se cometan actos vandálicos. El contar con un espejo hace que las personas tengan una cierta sensación de sentirse observadas y se “corten” mucho más a la hora de dañar el ascensor o cualquier elemento que forme parte de él. ¿Sabías todo esto? ¡Seguro que la próxima vez que te subas a un ascensor lo vas a tener en cuenta!

[Total:5    Promedio:2/5]