¿Dónde crees que está el ascensor exterior más elevado del mundo? Si has pensado en la Torre Eiffel o en algún aeropuerto, estás equivocado. El ascensor más alto del mundo no está en ningún edificio sino en un parque natural. ¡Como lo oyes! Se trata del Parque Natural Zhangjiajie, en China.En este post te hablaremos del ascensor del Parque Natural Zhangjiajie, desde luego, pero también de otros ascensores que por sus características extremas son de lo más interesantes. Los más rápidos y los más altos son verdaderas piezas de ingeniería que te dejarán boquiabierto y que poco o nada tienen que ver con los ascensores que encontramos en las casas particulares y las comunidades de vecinos.

Como decimos el ascensor del Parque Natural Zhangjiajie, situado en china, no sólo es el más alto de todos sino que está también inscrito en el famoso Libro Guiness de los Récords. Su altura total es de 326 metros y nos lleva directos a un mirador situado sobre una montaña desde el que podemos ver unos paisajes preciosos con una vista extraordinaria.

Los ascensores más extremos

Sin embargo, el del Parque Natural Zhangjiajie no es el único ascensor extraordinario. Los ascensores más altos del mundo están ubicados en las torres más altas del mundo, como son, por ejemplo, las que se encuentran en Dubai. Así, podemos encontrar ascensores con más de 800 metros de altura como los que están situados en la Kingdom Tower, en Yedá, Arabia Saudí o el Burj Khalifa, en Dubái, en los Emiratos Árabes Unidos.

¿Eres capaz de imaginarte el hueco del ascensor? Un hueco de más de un kilómetro de altura que daría vértigo a cualquier técnico… Sin embargo, estos ascensores son muy seguros y tienen cantidad de sistemas que evitarían cualquier tipo de problema ante una emergencia.

Pero éstos no son los únicos ascensores impresionantes. Si alguna vez has estado en la Torre Eiffel de París habrás visto la particularidad de los ascensores que circulan por sus pilares: Se desplazan en diagonal. Como lo oyes, Gustave Eiffel diseñó ascensores diagonales que suben por entre cada una de las tres patas de la torre Eiffel (y sí, son tres, porque la cuarta sólo tiene escaleras).

Otro ascensor que destaca por su velocidad es el del Rockefeller Center, en Nueva York. Además, este ascensor tiene la particularidad de tener el techo descubierto por lo que, mientras subimos (y también mientras bajamos) podemos mirar arriba y ver desfilar los pisos uno tras otro a una velocidad de vértigo sobre nuestras cabezas. ¿Te animas a subir? ¡La vista también merece la pena!

[Total:0    Promedio:0/5]