Si eres de los que pensaba que un ascensor era poco más que una caja y un cable con un motor… ¡Este artículo te encantará! En él analizaremos las diferentes partes que integran el mecanismo de funcionamiento de un ascensor y te explicamos por qué los ascensores son tan seguros hasta el punto de que apenas haya habido nunca accidentes mortales con ellos en las últimas décadas.

Pero para conocer mejor un ascensor, nada mejor que pensar “out of the box”; como dicen los británicos. Es decir, pensemos fuera de la caja. ¿Y de qué caja? Pues de la del ascensor, que es el espacio en el que se desplaza el habitáculo arriba y abajo cuando vamos en ascensor. Este espacio, conocido como la caja del ascensor, ocupa desde lo más alto del edificio hasta lo más bajo.

Si las puertas del ascensor estuviesen abiertas y no hubiese habitáculo no veríamos más que un vacío. En efecto, la caja de un ascensor lo que hace es “unir” todas las plantas de un edificio. Arquitectónicamente una caja de ascensor está “vacía”; pero lo cierto es que en ella hay cantidad de sistemas. Aquí te contamos todas las partes más allá de la propia caja.

Las partes de un ascensor

Cabina: Sin ningún género de dudas la cabina es el elemento más importante del ascensor o, en todo caso, es aquel elemento con el que tenemos relación. La cabina nos puede hacer ir de un lugar para otro y es una parte móvil. Suelen estar diseñadas con espejos para hacer que el espacio parezca más grande y que la espera en ellas se nos haga más corta y tienen integrado todo el mecanismo para seleccionar el piso al que debemos ir.

Los sistemas de la cabina: Una cabina es mucho más que un simple habitáculo. En ella hay cantidad de sistemas de seguridad. Por ejemplo, existen detectores en las puertas que eviten que se nos cierren y nos atrapen algún miembro. También hay dispositivos que hacen que el ascensor se paralice si supera el peso máximo permitido (para poder mantener la seguridad). Cabe destacar también que las puertas del ascensor son obligatorias desde hace unas décadas en España.

Contrapeso: Tal vez no lo veamos, pero eso no significa que no sea importante. Al otro lado de la cabina hay siempre un contrapeso, unida a ella y al motor por un cable reforzado. El contrapeso hace que la cantidad de fuerza necesaria para mover la cabina sea mucho menor, pues es una fuerza que tira de ella en dirección opuesta. Su masa es la de la cabina más la mitad de la carga permitida.

Cable. ¿Un solo cable? ¡Claro que no! En un ascensor hay más de uno y todos tienen la misma misión: hacer que el desplazamiento sea tranquilo y pausado. El número y diámetro de los cables del ascensor dependerá en gran medida de la carga que se quiere transportar.

El motor: El último, aunque no por ello el menos importante. El motor asegura el funcionamiento de todo y hace que la cabina y el contrapeso puedan desplazarse tranquilamente dentro del ascensor en total seguridad. Los puede haber de tipo eléctrico y también hidráulico.

[Total:0    Promedio:0/5]